SOMOS COMO LA FLECHA "PARA IR y MIRAR HACIA ADELANTE CON MAS FUERZA y SEGURIDAD,
HAY QUE TENSARSE HACIA ATRAS" Nosotros nos tenzamos en nuestros ANTEPASADO!!!...

IQAIA 'ANA'AÑAXAT !!!... (Fuerza Hermanos!!!)

domingo, 29 de mayo de 2011

Justicia rápida y eficiente para la injusticia

“Por lo menos ahora nos avisaron con tiempo” dice un miembro de la Comunidad Wichí de Ingeniero Juárez, a quien el Juez le manda a avisar el sábado que se tiene que presentar a declarar el martes. Para lo cual tiene que hacer un viaje de muchas horas y costoso, que no le cubren. Pero la otra vez le avisaron de un día para el otro.

Lo están tratando de procesar por reclamar tener derechos humanos y lo que corresponde a una comunidad indígena según las leyes, los tratados internacionales, la Constitución nacional y por sobre todas las cosas el mejor sentido. Nadie puede obligar a otros a tomar agua contaminada, a vivir de prestado y amenazados en su tierra, a aceptar invasión del territorio para su destrucción, la muerte por mal de Chagas, desnutrición y enfermedades evitables. Aunque en Ingeniero Juárez eso sea algo naturalizado, en Formosa, en Argentina y en el mundo por una clase contra otra, y hasta las propias víctimas contra sí. Todos los que pueden hacer algo para que eso cambie lo saben, lo dejan pasar, hasta que es un escándalo y no queda otra que hacer algo para que meramente lo que es no parezca y no para que en lo concreto algo pueda cambiar para mejor.

La Defensoría del Pueblo de la nación tiene las denuncias, y hasta fotos de la situación, las tienen los organismos de DDHH nacionales e internacionales, los jueces de todos los ámbitos, hasta la Suprema Corte de “Justicia” de la nación. Que no se llaman así en sus responsables, se llaman con nombre y apellido, son personas, que si dejan pasar esto, son responsables, son cómplices, son parte activa contra lo que deben. Tienen las leyes, los medios, los presupuestos y el mandato de la carga pública por su responsabilidad. Desde la Presidenta hasta este Juez, que se abusa de un indígena diciéndole que no puede salir de la provincia, porque reclama por su derecho, por no dejarse envenenar, matar, violar en sus derechos. Eso no se lo dice, ni se lo hace al Intendente responsable, denunciado y procesado, que tiene libertad, presupuesto e impunidad para seguir amenazando a sus víctimas y hasta a sus cómplices que lo delatan, que por eso pueden terminar presos, y no por los delitos que cometen.

Son una gran asociación ilícita, al servicio de un plan sistemático de exterminio, que no hay abogado en el país que tenga la dignidad de denunciar hasta las últimas consecuencias, ni periodista que investigar y difundir también hasta la últimas, y así en cada ámbito, para que la suma haga algo mejor posible. Los que pueden y tiene los recursos se dejan amedrentar o miran para otro lado, o mienten que están por una cosa y en realidad obran por otra, y los que no tienen nada de eso, pero sí tienen dignidad, buen sentido y su naturaleza alineada con lo natural, y no lo naturalizado para justificar lo injustificable, dan el ejemplo y siguen intentando ¿Qué hacemos entonces cada uno respecto a esto en que nadie nos reemplaza?

En 2007 los Selk Nam hicieron una presentación a la CIDH, que continúa sin ser atendida, Lhaka Honhat lleva años organizada reclamando, respecto a la masacre de Rincón Bomba pasan los años, los testigos van muriendo y el juicio no avanza, lo único que le importa a quienes deben dejar vivir de una buena vez es que esas cuestiones no se difundan, para no ser señalados por lo que son y mantener el statu quo. Atienden lo urgente que los organismos lo dan a difusión cuando una represión inminente puede llegar a ser un escándalo político, pero el escándalo y dolor cotidiano de las muertes por causas evitables que nunca bajan de 25, que no número, son personas, niños, niñas, bebes, madres, hombres, ancianos, historias, naturaleza, vida, agua, tierra, energía; no importa si no se hace en el centro de Buenos Aires, y con medios difundiendo, sino tampoco, y si no es una urgencia de competencia electoral lo que obliga a poner algún parche, y si es posible en la boca del que habla, para que se calle y se vaya a morir al olvido y el silencio, como si la muerte de un supuesto otro no fuera la propia, a ese punto llega la alienación de quienes se mantienen más expectantes de encontrar posibilidad de vida en otro planeta que de cuidar la propia en este.

Ahora están los peones de la Patagonia, que una vez muertos y en la historia son homenajeados, pero vivos y reclamando son ninguneados, al punto que tienen que reclamar, porque existir, trabajar, ser humano no alcanza aunque del pasado sean reivindicados. En la actualidad se sigue reproduciendo la misma injusticia que de palabra se repudia, como lavada de cara para el mismo cuerpo. Algo cuya consistencia no cambia más que en un discurso y hechos estéticos, nada éticos, que apuntan a sublimar las esperanzas de románticos, que prefieren conformarse con ese goce en su vida individual o sectorial a mantener, porque no queda otra y hay motivos, la alegría de luchar por un futuro de consistencia real para los supuestos principios, que al terminar haciendo como hacen, demuestran que no son tales, más que de pura geta. La lucha Qom es un caso testigo que divide aguas al respecto, para dejar a las claras por donde va cada quien, cuyos actos ahora, no los van a poder cambiar con cuentos así nomás. Porque no es que sea gente que no se puede dar cuenta, ni lo haga, no hipócritamente, como parece, sino en lo que constituye un facismo elevado a la enésima potencia, la estetización de la política alcanza ahora a lo más perverso a lo que se ha podido llegar, los derechos humanos, y con la complicidad activa de muchos organismos y víctimas, que así terminan constituyéndose en victimarios.

El escándalo no es que se diga, sino que suceda, por más que nos quieran hacer tomar una cosa por otra, que nos quieran manipular con acusaciones de funcionales a algo peor por decirlo quienes no se cuidan de no hacerlo para que no haya nada que decir al respecto, si tanto importa.

A los Wichíes de Ingeniero Juárez la Justicia que injustamente, como la mayoría de lo público que financiamos unos y gozan otros, nos obligan a mantener con fondos a los que aportamos más los más pobres, que consumimos casi todos nuestros ingresos en productos gravados de IVA; los están tratando de procesar por reclamar su derecho a la vida. La justicia es rápida para eso, la institución judicial, que nada tiene que ver con lo justo. No es justo vernos obligados a mantener algo así, no es justo vernos obligados a soportar algo así, tampoco lo es que no tengamos los medios para defendernos, que si los conseguimos, de todos modos los que se supone que tienen que defender, están con los que producen los motivos y yendo al fondo de las cosas, tras dilación más dilación y excusas, muestran lo que son, violentos y criminales a través de la mano de policías, gendarmería, ejército, para policías y mercenarios de todo tipo.

Por mandato de quienes se enriquecen con eso, mantienen sus privilegios autodestructivos respecto de su propia especie y todo siempre a costilla de sus víctimas, de cuya sangre beben y dan de beber a sus hijos para engordarles el ego y el orgullo de parecer lo que no son, y hacer padecer, a forzados otros, la muerte con la que tanto disfrutan y lucran, para acumular más de lo que no tienen límite: sensación de poder, apariencia de poder, supuestos lujos, innecesarios para la vida de todos, en tanto tal, que obligan a la muerte de unos, que los que los detentan consideran otros, cuando les conviene para tales inconveniencias. Porque a la hora de los discursos y las apariencias, que generaran hechos que les convendrán a que muchos no lo digan, pero realmente no se lo cree nadie, está más que a la vista, la oligarquía es nacional y popular y los ricos se proclaman pobres. No muy distinto que los patrióticos de otro tiempo, ni los nacionalistas…

Nadie nos puede obligar a mantener una situación así, a ser cómplices, hasta por comprar un litro de leche, de las instituciones, es decir quienes hacen sus negocios de muerte a través de su poder desde, y amparados en ellas, tan humanos como cualquiera, tan poderosos como se lo han permitido, y una vez en conocimiento o necesidad, como se lo permitamos.

Si quienes son autoridad no obedecen a sus obligaciones, y son peligrosos hasta matar, enfermar, generar padecimientos de todo tipo, y hasta de hacer la más burra de las inteligencias, comunicación y estrategias, propiciadas por los más ignorantes supuestos sabios y expertos, tanto o más responsables que a quienes obedecen, porque por lo menos podrían ser más negligentes, si no son convencidos, pero lo que nunca van a poder argüir es obediencia debida, para que eso se mantenga y acallar la resistencia, un verdadero plan de tortura colectiva.

Quienes los padecemos no tenemos por qué acatar ninguno de sus aprietes, ni callar, aceptar negociaciones o diálogos dilatorios para lo urgente, que todavía se dan el lujo de postergar, lo cual no sucede cuando se trata de hacerlo con narcos, empresarios, contaminadores, explotadores y todo tipo de seres destructivos de su misma clase.

Está mejor cortar rutas para reclamar por la vida, si no dejan otra vía, y es todavía algo muy mínimo y muy poco en relación a la magnitud de lo que se reclama; que transitarlas de a uno en vehículos que contaminan, consumen recursos naturales, ocupan el espacio, fondos públicos, para una elite que se beneficia de la construcción de rutas, peajes, transporte, sindicalismo corrupto, narcotráfico, contrabando, trata de personas, circulación de venenos y materias producto de la explotación y destrucción, negocio automotriz, etc. Sin que importe el impacto contra la verdadera vida. Todo eso no es prioridad, ni obligación, ni necesario; si no lo es antes respirar, alimentarse, existir. Mucho menos tema para la Justicia, si está para tal y no para perseguir, cuando a los políticos corruptos, sus patotas y matones, se le van de las manos, a quienes, hagan lo que hagan, van a seguir reclamando, porque es eso, la muerte o padecimientos peores. Desde un lado no hay opción, si se quiere ir por lo justo, vital y natural, que nada ni nadie puede obligar a lo contrario. Desde quienes tienen la obligación, privilegio, medios, posibilidad de abonar a una cosa u otra, sí.

Y en eso cada cual es responsable por sí y por quienes representa, por relación a la naturaleza que nos constituye, amor propio, sin distinción de culturas, idiomas, tradiciones, como abonan desde el poder discriminar para perpetuarse, hasta ya no dejar nada para nadie, y se ocupan en función de ello quienes a imagen y semejanza de su accionar, buscan estetizar el discurso de una supuesta resistencia, a lo que en realidad promueven con su acción excluyente y discriminadora, como un verdadero suicidio en masa para la especie, cual neonazis. Nos salvamos todo y todos, o ninguno y la conciencia de lo que sea. Eso no significa una promesa idílica, sino una realidad de lucha y un futuro posible y sostenible.

Fuente: D.R.

No hay comentarios: