SOMOS COMO LA FLECHA "PARA IR y MIRAR HACIA ADELANTE CON MAS FUERZA y SEGURIDAD,
HAY QUE TENSARSE HACIA ATRAS" Nosotros nos tenzamos en nuestros ANTEPASADO!!!...

IQAIA 'ANA'AÑAXAT !!!... (Fuerza Hermanos!!!)

viernes, 8 de octubre de 2010

“Cuando ocurre esto tiene que haber responsables políticos”

Así lo consideró el presidente del Instituto del Aborigen Chaqueño, Orlando Charole. Pidió que la violenta represión policial, que dejó personas fracturadas, varios heridos y detenidos, sea investigada por la Cámara de Diputados.


“Queremos que se adopten las diligencias judicial y desatar una investigación seria para que nunca más se produzcan estos hechos en el marco de un sistema democrático”, pidió Charole en conferencia de prensa. En este sentido, el titular del IDACH estimó que el hecho es muy grave ya que podría ser parte de una escalada para criminalizar la protesta en la provincia.
“Hoy le pasa a un indígena, mañana le puede pasar a otro sector en protesta y así se va crimininalizando todo el escenario social en vez de ir al diálogo o corregir de otro modo las situaciones que se van presentando”, señaló. “Este es un hecho lamentable, repudiable, muy triste, sobre todo con 15 detenidos indígenas, algo sin precedentes en Castelli, con hermanos fracturados”, sostuvo Charole.

“Y el gobernador como el ministro del gobierno y la plana de la policía del Chaco, que son los reponsables políticos, prima facie, tenemos que buscar mecanismos a cerca del uso de la fuerza. El uso coactivo y represivo de la fuerza no corresponde al escenario de la democracia”, señaló el funcionario al tiempo que pidió que “si lo que estamos buscando es la paz social cuando explota un hecho insostenible e inexplicable como el que ha ocurrido tiene que haber responsables políticos”. “Sino estaríamos siempre lavándonos las manos de todo lo que ocurre y no tiene que ser así”, señaló.

Charole comentó también que como saldo de la represión quedaron dos personas con fracturas, un herido con 15 postazos de goma y heridos leves. “A quien le cabe en la cabeza que un indígena sea un terrorista, que pueda tener elementos peligrosos. Era una personas que simplemente estaba haciendo la cola de un banco y se lo reprime”, comentó.

Cabe destacar que sobre lo ocurrido el martes hay dos versiones contrapuestas. La proveniente de la policía, que señala que todo el accionar de la fuerza pública fue debido a que un grupo de aborígenes de El Espinillo exigían no hacer la cola para cobrar porque debían irse temprano a su pueblo, lo que generó una revuelta que derivó en la cruenta represión.

La otra, de los aborígenes y personas damnificadas, señala que uno de los que estaba en la fila se quejó ante los uniformados porque estos dejaban pasar a los “coleros” no respetando el orden de llegada. Esto generó un forcejeo y la posterior reducción del indígena, quien sufrió la rotura de su brazo. Tras ese maltrato, se originó la reacción popular que derivó en la desmedida acción policial.

No hay comentarios: